También en

  Todos sabemos cómo hemos llegado hasta aquí. No es necesario adornarlo, lo hemos vivido, la inmensa mayoría sumergidos en la desgracia de vernos abocados, de una forma u otra, a una lucha por la supervivencia después de creer que habíamos logrado fabricar un futuro sólido, no sólo para nosotros y por nosotros, sobre todo para nuestros hijos y nietos, y nos encontramos con que aquellos a los que votabamos, a izquierda y derecha, para defender nuestros intereses nos lo arrebataban todo, €uro a €uro, para pagar a fondo perdido la deuda bancaria... y encima hacerlo con la absoluta certeza de que, si nos resignamos, en un futuro próximo se repetirá sin remedio.

  A lo largo de estos años hemos escuchado de todo y de todos. Han intentado tomarnos el pelo de todas las formas posibles e inimaginables, por ejemplo, se nos ha dicho que no se rescató el país, pero resulta que tenemos que devolver de nuestro bolsillo, nunca mejor dicho, más de 62.000 millones de €uros a aquellos que, se supone, ¿No? nos han rescatado -62.000 millones que, por cierto, se le dio a los bancos, NO a las familias, NO a aquellos que lo perdieron todo por culpa de esas mismas entidades financieras, y, además, los ciudadanos debemos cubrir esa deuda bancaria a fondo perdido-.

  Se nos ha dicho que vivíamos por encima de nuestras posibilidades, y no porque un tipejo que bien podía haberse llamado Alphonse Gabriel Capone pusiera un aeropuerto en Castellón rodeándolo de campos de golf hechos con dinero público que era para ayudar a quienes sufrían los embates del paro, todo con el beneplácito de cuatro mamporreros que aplaudían con las orejas como focas en un circo; o porque una tipeja con título nobiliario pusiera de alcaldes y responsables de consejerías autonómicas a una panda de ladrones e impresentables propia de un cuento de Dickens; o que dos desgraciados cogieran el dinero que debía servir para ayudar a los trabajadores de empresas con problemas y el de formación para repartirlo entre los colegas en una de las comunidades autónomas con más empleo precario y paro de nuestro país.

  NO, por nada de lo anterior, que, hablando de todo un poco, es sólo un pequeño esbozo del torrente de ladrones, sacamantecas, amigos de lo ajeno y facilitadores profesionales a los que hemos tenido que hacer frente, y lo que te espera, morena. NO, resulta que Vivíamos por encima de nuestras posibilidades porque queríamos sanidad, educación y pensiones públicas.

  Y la cuestión no es que haya desgraciados que nos lo digan sin que nadie les cruce la cara en un alarde de higiene cívica, es que encima tenemos que aguantar a tipejos de barriga agradecida como Juan Ramón Rallo, o Daniel Lacalle, o Marc Vidal diciendo que el sistema de pensiones pública no debería existir, o, ya para rematar, a un John Müller diciendo que las pensiones no contributivas fomentan la existencia de gandules... es probable que se refiera a Susanita, con una no contributiva de 320 €uros, que la cobra no porque no haya trabajado, se ha deslomado a trabajar, la cobra porque el neoliberal de pro que la tuvo trabajando en su casa durante cuarenta y dos años jamás le dio de alta... sí, igual se refiere a ella.

  Repito, todos sabemos cómo hemos llegado hasta aquí, a causa de qué hemos llegado hasta aquí, quiénes nos han traído hasta aquí y, si miramos lo que sueltan por esa boquita los susodichos, para qué nos querían traer hasta aquí y el fondo de todo, la consecuencia última que se perseguía era que llegáramos hasta aquí con la cabeza gacha y el semblante macilento. Porque, que nadie se engañe, hasta aquí teníamos que haber llegado vencidos y renqueantes. Esa es la verdadera cuestión, de eso se trataba, de que llegáramos hasta aquí vencidos y renqueantes, pero como eso no ha ocurrido resulta que vemos Espejo Público, o Noticias 24H de TVE, o 13TV y lo importante es con quién pacta, o no pacta no sé quién, o que vienen los rojos, o Marcelo, o el extraño influjo de la luna en el carisma de Rajoy, o que Albert Rivera es un adalid de la libertad... pues va a ser que no.

  La verdadera cuestión es que todos estos querían que llegáramos hasta aquí vencidos y renqueantes para que aceptácemos sin rechistar que nuestro dinero debía ir a la educación privada, porque ahora la llaman "concertada", a ver si cuela; o a la sanidad privada, porque "no tiene nada de malo que alguien gane dinero con la operación de cadera de Susanita", aunque si hay problemas en la operación tengan que correr con Susanita hasta urgencias de un hospital público y si a Susanita, al final, le pasa algo tengamos que pagar la indemnización entre todos, en vez del hospital privado; o que el sistema público de pensiones es insostenible, así que mejor dejamos lo de las pensiones para quien se lo pueda pagar a través de una de esas entidades financieras a las que le estamos pagando la deuda... pero por desgracia para ellos NO ha sido así.

  Hemos vivido unos años que tienen sus héroes, héroes de verdad, de esos que deberían pasar a formar parte de las páginas de los libros de historia, héroes que han arremetido, sin siquiera saberlo, contra ese mandato de llegar aquí vencidos y cabizbajos.

  Hablo de las abuelas y abuelos, de las jubiladas y jubilados, de las y los pensionistas, que aún viendo cómo sus pensiones perdían poder adquisitivo, que aún viendo como había mamarrachos que clamaban en televisión por el fin del sistema público de pensiones, jamás se han rendido, jamás han perdido la sonrisa ante sus nietas y nietos, jamás han dejado de luchar por sus familias.

  Hoy las abuelas y abuelos malviven sosteniendo con sus exiguas pensiones su día a día y, sobre todo, el de sus hijas e hijos y el de sus nietas y nietos, dándonos una lección a todos de qué significa NO estar vencido, porque nadie que lucha como lo hacen todas nuestras abuelas y abuelos, por ellos, por sus hijos y nietos, puede ser tildado de vencido, es más, nadie podría, puede, ni podrá vencerlos... a no ser que les quiten sus pensiones como quiere tanto desgraciado, o les sigan quitando capacidad adquisitiva los que vacían la hucha de las pensiones hablando de austeridad mientras achuchan a los que menos tienen, blanquean con amnistías fiscales el dinero de los que más tienen mientras la deuda pública sube y sube.

  Aunque nuestros abuelos han sido la bandera de lo que de verdad somos como pueblo, ha habido muchos más héroes, claro que sí; aquellos jóvenes que se echaron a esos mundos de diox para poder obtener un futuro que aquí los que han vaciado la hucha de las pensiones les robaron, muchos de ellos, al igual que los abuelos, tirando del carro de familias enteras; aquellos que se enfrentaron puerta a puerta, día a día, paliza a paliza, a quienes, secretario judicial en ristre, echaban a la calle a niños, ancianos y familias; aquellos que incluso siendo amenazados, multados y golpeados fotografiaron y filmaron a quienes pisoteaban y transgredían los derechos de todos a protestar y opinar; todos aquellos que se reunieron en plazas y parques, en universidades e institutos, en colegios y escuelas para decir "Ya está bien". Al fin y al cabo eso es ser un héroe, desde la lucha día a día estirando la pensión para que toda la familia pueda comer, hasta plantarse frente al Parlamento para decir lo que la inmensa mayoría pensamos.

  Nosotros, como ciudadanía, como abuelas y abuelos, como madres y padres, como hijas e hijos, por, para y desde nuestras nietas y nietos tenemos que decidir qué vamos a hacer, si entrar en esa espiral que cacarean aquellos que con el supuesto argumento de la moderación al final tienen como única meta que agachemos la cabeza, o plantarnos, levantar la cabeza y decir con toda tranquilidad "Hasta aquí".

Hasta aquí.

  Yo soy de aquellos pobres imbéciles que pensaban que la puesta en marcha de la TDT en España iba a suponer una verdadera modernización de unos servicios televisivos que, en aquel momento, daban vergüenza.

  Es evidente que, dejando a un lado lo que es la parrilla que, lejos de modernizarse, en algunos casos ha vuelto a niveles de caspa que se podrían rastrear hasta las mamachicho, o más atrás, en otros temas, eso sí, con retraso, los servicios televisivos mínimos que se pueden ofrecer a través de la TDT han ido apareciendo, ya digo, con tanta lentitud que los televidentes, en su mayoría, ni siquiera conocen y, quienes los conocen, por razones muy claras para cualquiera con un mínimo de cultura, no los usan en demasía... aunque para aquellos que se esfuerzan en usarlos la cosa no pinta mejor, es más, en muchas ocasiones desisten por una mera cuestión de vergüenza ajena.

  Verán, no sé si se habrán fijado en que ahora casi todo lo que ponen en televisión, películas y series sobre todo, aparecen como "Dual", que viene a ser que se puede elegir ver en versión original (VO) con subtítulos, o doblado. De igual forma los subtítulos, en general, se pueden elegir entre TXT, o el subtítulo simple. Habrá quien diga que este servicio es, sobre todo, para gente sorda, pero no es así, para empezar porque a alguien sordo lo de ver una película en VO se la reflanflinfla.

  Permítanme poner un ejemplo para que entiendan cuál es el atractivo de ver una película, o una serie en VO con subtítulos en TXT.

  Imagino que la mayoría ha visto Piratas del Caribe. Cuando se estrenó la segunda parte mucha gente se preguntaba de dónde coño había salido "cara de pulpo" Davy Jones, máxime cuando resulta que el padre de Will Turner, Bill Turner, más conocido como "el botas", está en la tripulación del Holandés Errante, pero no se dice nada al respecto en la primera parte, La Perla Negra... neeeeeeeeeee... no es cierto, cualquiera que haya visto la película en VO sabe que cuando se habla de que Barbosa mata a Bill, el botas, lo hace amarrándolo a una bola de cañón y enviándolo a la tierra de Davy Jones, no al fondo del mar tal y como se dice en el doblaje, es más, cada vez que se hace referencia a que alguien se hunda en el fondo del mar se hace referencia a la tierra de Davy Jones.

  Podría serguir con Juego de Tronos y el famoso Hodor, o la mismísima Casablanca para remarcar las tremendas pifias de doblaje, pero no hagamos sangre del tema, sólo digamos que, sí te gusta el cine, si quieres de verdad disfrutar de una serie y no perderte nada, o simplemente si tienes niños en edad escolar, que estén aprendiendo a leer o aprendiendo idiomas, no te lo pienses, lo mejor es echar mano de la VO subtitulada en TXT.

  Aunque esto es España... una cosa es que parezca que se oferta un servicio, como el sistema dual, ese simbolito que, por lo general, vemos en alguna esquina de la pantalla, y otra muy diferente que eso sea cierto, o peor aún, que sí sea dual y puedas verla en VO, pero que los subtítulos brillen por su ausencia.

  Aquí también puedo poner ejemplos para aburrir, pero permítanme hacerlo por orden...

  Si acceden a la 1 de TVE verán que tienen a su disposición no sólo el dual, sino además los subtítulos TXT en castellano y en inglés, eso sí, siempre y cuando lo hagan a través de la 1 de TVE que no sea en HD, si lo hacen a través de la HD los subtítulos no son en TXT, lo que significa que ocupan gran parte de la pantalla, y en ambos casos van a destiempo.

  Voy a dejar a un lado la falta de respeto hacia el televidente que una cadena de televisión oferte un servicio que funciona de forma vergonzosa, también voy a dejar a un lado que descuidar algo tan sencillo como que los subtítulos no vayan a destiempo ya dice mucho del trato que merecen los televidentes, en general, y los televidentes sordos, en particular, pero sí me gustaría remarcar que una cadena que pagamos todos con nuestro dinero debería esforzarse muy mucho en cuidar un servicio que otras cadenas con muchísimo menos presupuesto dan con una calidad indiscutible. Y ya lo de no ofertar subtítulos en TXT a través de TVE HD no tiene nombre.

  En la 2 de TVE esto es verdaderamente sangrante, porque no sólo ocurre con películas, también pasa con documentales, dejando a los televidentes sordos sin capacidad de acceder a ellos -ahora mismo estoy viendo un documental titulado "Revelaciones: El desastre secreto", sobre la II Guerra Mundial y es imposible que nadie sea capaz de seguirlo a través de los subtítulos en TXT-.

  Pero sigamos...

  Si lo intentamos en Antena 3 HD tenemos VO y subtítulos TXT en castellano que funcionan meridianamente bien, aunque a veces vayan a destiempo, en La Sexta HD, Mega, A3Series y Neox funcionan mucho mejor, pero no se puede decir lo mismo de Nova... es más, lo de Nova no tiene nombre. Si intentan acceder a los subtítulos TXT de cualquier serie se encontrarán con que los subtítulos no corresponden al programa que están viendo. Por ejemplo, el fin de semana pasado y con unas copas de más unos amigos intentamos ver Ley y Orden UVE en VO... los subtítulos correspondían a una telenovela, no supimos averiguar cuál era, pero vamos, una telenovela de todas, todas. Ver a Munch llamando papito a Elliot Stabler no tiene precio... ya digo, ni nombre tampoco.

  En Telecinco, tanto en sencillo como en HD, sólo tiene subtítulos en TXT, y en el resto de las cadenas de Mediaset también, ES de agradecer, es más, me gustaría mucho felicitar a la gente de Divinity, que si bien la programación no les ayuda mucho, lo cierto es que cuidan tanto la VO de las series como la subtitulación. Aunque hay una excepción, FDF, bueno, no voy a compararlo con Nova de ATresmedia, pero poco le falta.

  Quisiera decirle algo a dos cadenas que han entrado nuevas hace poco, TEN y DKiss. Ambas permiten ver sus programas en VO, pero a ninguna de las dos les funcionan los subtítulos y en el caso de TEN ni siquiera los ofrece en TXT. Tal vez deberían prestar atención a otra cadena que comenzó como ellas, con programas muy parecidos a los de ellas y que ha mejorado muchísimo en este sentido, tanto que ahora mismo su sistema de subtítulos TXT en castellano está a la altura de los que ofrese Divinity y eso es mucho, muchísimo. Hablo, por supuesto, de DiscoveryMax.

  Y ahora permítanme dirigirme a Paramount Channel. Se supone que es un canal exclusivo de cine, aunque últimamente ha añadido algunas series, y como tal sería de esperar que cuidara de forma extrema servicios como el dual para poner ver las películas en VO y, cómo no, los subtítulos. Pues no es así.

  Si bien es cierto que lo de Nova da asco, lo de Paramount Channel da vergüenza ajena. En algunas películas la VO funciona, en otras ni siquiera eso, y los subtítulos en TXT en ninguna ocasión. Como ejemplo diré que hace unos días se pudo ver Sexy Beast, donde no funcionó ninguna de las dos cosas. Simplemente vergonzoso. Paramount Channel es de esos canales que, a estas alturas, con el tiempo que ha pasado desde que comenzó su periplo en la TDT, sigue faltando el respeto a los televidentes y, sobre todo, a aquellas personas que no pueden oír. Personalmente, creo que este tipo de cosas debería ser un buen motivo para retirar la licencia de emisión.

  A estas alturas, tras tantos años de funcionamiento de la TDT, la pregunta lógica es, si canales como Divinity que, es evidente, no tiene ni de lejos un presupuesto como el que puede tener la 1 y la 2 de TVE, es capaz de ofertar un servicio más que decente en películas y series en VO y subtítulos TXT, ¿Por qué otras que tienen presupuestos mucho más altos no hacen lo mismo?

(La respuesta es sencilla, no se rompan la cabeza, esto es España, les importa un mojón)

  A lo largo de la última semana ha sido muy gracioso ver cómo los medios de comunicación españoles, primero, se hicieron eco -escandalizado- de la condena de 14 meses a la modelo Merve Buyuksarac, miss Turquía 2006, por "insultar al presidente turco", Recep Tayyip Erdogan, y, después, señalar que esta condena está encuadrada en una campaña de intimidación a la ciudadanía turca que usa las redes sociales para criticar al gobierno.

  Y digo que ha tenido gracia porque, para empezar, los medios españoles se han dado mucha prisa en publicar que la condena ha sido por insultar al Presidente Erdogan, dando a entender que es una vergüenza, que lo es, pero no por insultar a nadie. Es mentira de los medios españoles que la condena fuera por insultar a Erdogan, se la ha condenado por publicar en las redes sociales un poema sobre un caso de corrupción que salpicaba al gobierno turco... si hiciéramos la comparación sería como condenar a alguien por decir que Carrero Blanco fue el primer español en batir el record de salto de altura de István Major en 1973... huy... espera... ¿La policía española no detiene a gente por decir cosas así en las redes sociales? Pues sí.

  La implicación de la mayoría de los medios de comunicación en los continuos intentos de engaño a la ciudadanía española por razones más que espurias, casi todas relacionadas con aquellos que pagan sus anuncios, o, por ejemplo, en el caso de El País y Europa Press, aquellos que forman parte de sus consejos de administración e imponen líneas editoriales que falsean datos, esconden luces y tergiversan la verdad para dar verosimilitud a sus intereses -¿Sabían ustedes que Liberty Acquisition Holdings Corp., accionista mayoritario de El País, también es accionista mayoritario en los medios de comunicación de Capriles en Venezuela? Y a buen entendedor...-, se han convertido en un verdadero problema que atenta contra el derecho a la información en España, en particular, y en Unión Europea (EU), en general.

  En el caso de la modelo Merve Buyuksarac los medios se han apresurado a distanciar su condena por publicar lo que ha creído oportuno en las redes sociales en Turquía con lo que el Ministerio del Interior, la Audiencia Nacional, la fiscalía general del Estado y la propia policía hace en España.

  Merve Buyuksarac tiene derecho a escribir lo que opina en redes sociales, por supuesto, es más, siendo como es Turquía un país que aspira a formar parte de la EU tal vez el Parlamento europeo y la Comisión deberían presionar y mediar para que dicha condena sea revocada a la mayor brevedad, pero de igual forma es inadmisible que un país miembro de la EU, pongamos que hablamos de España, detenga, enjuicie y encarcele ciudadanos por la misma razón... y es por la misma razón por mucho que los medios de desinformación españoles se empeñen en lo contrario.

  Ah, y acostúmbrense; señores directores de periódicos, Señor Cebrian, señores miembros de los consejos de administración, Eduardo Inda, Paco Marhuenda... no somos gilipollas y se os ve el plumero de lejos, bonitos.

P.D.
  Un informe elaborado por la Universidad de Oxford y publicado por el "Instituto Reuters para el estudio del periodismo" concluye que los medios comunicación de España son los menos creíbles de los once países consultados en Europa y los segundos menos creíbles de los doce estudiados de todo el mundo. Resultados aquí, en la página 30/31.

  De siempre, una de las cosas que más pena me da de los españoles es la absoluta estupidez de la que pecan cuando se habla de lo que ocurre fuera de nuestras fronteras, a veces por una falta de memoria que raya la oligofrenia, cuando no pura ignorancia, que no sé qué será peor. Déjenme poner ejemplos.

  Verán, hace nada veíamos a la policía y el ejercito húngaro, serbio y austriaco golpeando, acogotando y gaseando refugiados en sus fronteras, es más, incluso el propio Partido Popular, eso sí, tarde y mal, llegó a hacer una tímida condena de lo que estaba ocurriendo, aunque fue más porque la inmensa mayoría de los españoles estaban poniendo el grito en el cielo que porque de verdad el ejecutivo de Rajoy piense que estaba mal, es más, el ejecutivo de Rajoy hace exactamente lo mismo, o peor, en la frontera española en África, ojo, tal y como lo hizo en su momento el ejecutivo de Zapatero, no crean que la cosa fue diferente con él... ah, y no me vengan con la regularización, que no quita lo que se hizo en la mal llamada "crisis de los cayucos".

  Si por un lado el Partido Popular hoy pone concertinas, hace devoluciones en caliente y permite el asesinato de inmigrantes en el mar, ayer -pongamos que hablo de 2006- no fue mejor lo que el PSOE hizo con los refugiados que llegaron huyendo de las guerras de Somalia, el Congo, Uganda, o Mali. Más de 15.000 de esas personas jamás llegaron a saber que tenían derecho a asilo en nuestro país y hasta que las ONGs no denunciaron, entre ellas la propia Cruz Roja, estas personas ni siquiera recibían asesoramiento legal. Los hubo que incluso murieron a manos de nuestras gloriosas fuerzas de seguridad del Estado mientras eran repatriadas, atados a la butaca del avión y con inyección de tranquilizantes mal puesta... no recuerdo ninguna condena a un policía por ello y, no nos engañemos, si hubiera habido condena el indulto habría sido automático.

  Ah, y no olvidemos que tanto el PSOE como el Partido Popular tienen el dudoso honor de ser responsables de votar cogidos de la manita el reglamento que permite a Reino Unido tener en campos de concentración a inmigrantes, menores incluidos, por periodos que harían sonrojar a Stalin, la aprobación del reglamento Dublín III y el acuerdo con Turquía sobre inmigración que está a la altura de aquellos que el III Reich firmó con los gobiernos títeres de Polonia y Hungría sobre "acogida" de judíos.

  Una vez dicho lo anterior que, bajo mi punto de vista, demuestra que damos tanto asco como aquellos que aspiran a representarnos, me gustaría llamar la atención sobre algo que hoy parece tremendamente importante, o eso intentan que creamos... Venezuela.

  Quiero aclarar que si se me pregunta si es importante que en Venezuela se respeten los derechos humanos, diré que sí, estaría bueno. El respeto a los derechos humanos debe ser universal, en Venezuela, Rusia, Arabia Saudí, Marruecos, Corea del Norte, China, Serbia, Hungría, Turquía, o Estados Unidos. ¿Significa eso que si un país es acusado de no respetar los derechos humanos no deberíamos tener relaciones económicas, ni diplomáticas con su gobierno? Yo lo firmaría, pero la realidad es que no es así. España y la Unión Europea (EU) tiene relaciones diplomáticas y comerciales con muchos países cuyo respeto por los derechos humanos es, cuando menos, dudoso... y algunos directamente inexistente... con Venezuela también, es más, el ejecutivo del Partido Popular ha vendido armas y pertrechos a Venezuela, armas y pertrechos con los que, por cierto, supuestamente se reprime a la población. Quede claro.

  Una vez dicho esto quisiera hacerles una reflexión. Si un tipo dijera en la radio que los españoles deberian levantarse, tomar el Parlamento y quemar el edificio, y un grupo de ciudadanos se lanzaran contra el Parlamento e intentaran quemar el edificio y, como resultado del asalto, murieran varios de los asaltantes y miles resultaran heridos, ¿Sería responsable el tipo de la radio, o no?

  Bueno, en realidad lo que ustedes opinen al respecto da lo mismo, la ley dice que sí es responsable y, además, de varios delitos: Incitación a la violencia, levantamiento popular, traición, intento de golpe de Estado, homicidio involuntario y, si me apuran, intento de asesinato ya que se incita a que se asesinen policías.

  En principio, y siempre y cuando haya pruebas claras de que existió violencia y la policía ejerció la fuerza adecuada en defensa de sus propias vidas yo no pondría un pero, e imagino que la inmensa mayoría de los españoles tampoco -vamos, quiero creer eso-.

  Bien, pues si es así, ¿Por qué se supone que nos llega tanto al corazón que nuestros políticos pongan como excusa de su preocupación por Venezuela a un tipo, Leopoldo López, que está condenado en firme por precisamente eso, ser responsable de incitar a la violencia, la muerte de cuarenta personas, ahí es nada, y de miles de heridos? Un tipo que, hablando de todo un poco, también está condenado por corrupción y financiación ilegal de su partido, ojocuidao, porque su propia madre metió dinero en cuentas del partido provenientes de las arcas públicas. Para que nos entendamos, sería como si alguien en el extranjero pusiera a Bárcenas, Granados, o Barberá de ejemplo en defensa de la Democracia y los derechos humanos... hoy Don Ramón disfrutaría mucho con el esperpento hispano.

  ¿Estoy criticando con esto al señor Zapatero, o Don Albert Rivera por ir a Venezuela? Hmmm no, creo que el señor Zapatero hace lo que puede para elevar la maltrecha imagen que tiene, tanto dentro como fuera del país, y Don Albert Rivera hace lo que le toca en relación a la campaña electoral en la que está inmerso en España, pero hasta aquí, de ahí a que me tomen por imbécil va un potosí, eh.

  Y si usted permite que lo tomen por imbécil, pues vuelva al primer párrafo de este artículo que, con toda seguridad, el texto se le habrá olvidado.

  Ale, bonicos.

  Como todos saben -y sino lo saben se lo cuento, que no me cuesta nada-, llevo un tiempo haciéndome eco de que la Unión Europea (EU) quiere dar el cerrojazo a la Joven Orquesta de la Unión Europea (EUYO) que, de nuevo, para quien no lo sepa, es una orquesta que viene funcionando desde 1976, no 78 como aparece en la Wikipedia, no, desde 1976, con el apoyo del Parlamento Europeo y la Comisión Europea, siendo financiada mediante el presupuesto de la EU y por presupuestos provenientes de veintisiete Estados miembros. No está de más recordar que sin la EUYO hoy no existiría la Chamber Orquestra of Europe -Orquesta de Cámara de Europa- (COE), o la European Union Baroque Orchestra -Orquesta Barroca de la Unión Eupea- (EUBO), entre otras que, curiosamente, no corren peligro de desaparecer por razones de las que hablaré más adelante.

  Para poder entender qué ha ocurrido hasta llegar donde hoy estamos tenemos que hacer un poco de historia, tal vez así aquellos que, sin dejar de decir eso de "todo nuestro apoyo", eso sí, con la boca chiquitita, no se cortan a la hora de defender un sistema que se ha convertido en un verdadero cementerio para muchas organizaciones culturales que dependían para existir de la financiación de la EU, tengan a bien pensar antes de hablar.

  La Joven Orquesta de la Unión Europea (EUYO) fue fundada el 8 de marzo de 1976 a raíz de una resolución del Parlamento Europeo. Esto es importante. Sin esa resolución la EUYO no existiría, es más, sin esa resolución el 22 de abril de ese mismo año la Comisión Europea no habría confirmado el patrocinio de la EU a la EUYO. Sin ese patrocinio difícilmente habrían tomado su batuta al frente de la EUYO nombres de la talla de Herbert von Karajan, Daniel Barenboim, Leonard Bernstein, Zubin Mehta, Vladimir Ashkenazy, Vasily Petrenko, Xian Zhang y, por supuesto, el primero, el maestro Claudio Abbado -seguro que me dejo alguien atrás, espero que sepa perdonármelo-.

  Cuando se dice que la EUYO no es una orquesta pública, sino una Fundación "privada", se obvia que en la EU, como institución, no existe nada relacionado con la cultura que sea público, o por lo menos no tal y como se entiende en cualquier país civilizado, es más, precisamente por eso existen cosas tan anacrónicas como el Instituto Europeo de Artes y Humanidades, que tiene tanto que ver con la EU como mi foto del DNI con Armenia. Que algo relacionado con la cultura en Europa dependa organizatívamente de una fundación no es porque en realidad sea privado, sino porque no hay otra forma de que algo dentro de la EU, como institución, que dependa de la EU, como institución, funcione de otra manera en relación a la cultura. Ejemplos hay muchos, comenzando por la European Film Academy, pasando por la EUYO y terminando con la European Academy of Sciences and Arts.

  Hasta aquí nada debería significar que las organizaciones culturales que dependen de la EU, aunque sean pseudo privadas, deban tener problemas presupuestarios, es más, cuando este sistema se impone se hace bajo la suposición de que jamás tendrán problemas... y sin embargo hoy los tienen, curiosamente casi todas las relacionadas con juventud. Tanto es así que los presupuestos de la EU ya no soportan directamente fundaciones culturales, sino "proyectos" determinados supuestamente culturales que, claro está, no tienen por qué estar impulsados por organizaciones culturales, es más, si en las bases de acceso a esa financiación se pusiera algo tan sencillo como "se financiarán proyectos impulsados por Fundaciones Culturales sin ánimo de lucro radicadas en cualquier país miembro" la inmensa mayoría de aquellos que sí han podido acceder a esos fondos no podrían hacerlo.

  ¿Por qué está ocurriendo todo esto? Habrá quien diga que es por los cacareados "necesarios" recortes leoninos que, en según qué aspectos presupuestarios -sobre todo aquellos que tienen que ver con la cultura y la juventud-, se vienen realizando desde hace unos años. La realidad tiene que ver con que se ha roto el Status Quo que permitía la pseudo inexistencia de empresas culturales públicas dependientes de la EU. Ya no se trata de "necesarios" recortes, se trata de la imposición de políticas neoliberales que eliminan, de facto, sectores determinados que, lejos de ser rentables económicamente, sí lo son en términos de rédito cultural y de formación de jóvenes dentro de ese mismo ámbito cultural.

  La cuestión que todo esto parece plantear es si la Joven Orquesta de la Unión Europea (EUYO) es necesaria, o no lo es. ¿Lo es la National Youth Orchestra of the United States of America (NYOUSA) que, por cierto, también es una fundación que depende de la Fundación para la Educación Musical con presupuesto dependiente de fondos federales -fondos públicos-?, ¿Lo es la National Youth Orchestra of Great Britain (NYOGB), que existe desde 1948 con presupuesto totalmente público?, ¿Lo es la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE) con un presupuesto dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte?

  Aquí, si se me permite, quisiera dar mi opinión personal.

  Uno de los mayores problemas que tiene la EU con respecto a sus ciudadanos es la falta de una visión conjunta de Europa por parte de gentes que, por cierto, son muy diferentes incluso dentro de sus propios países. Una visión que, en la mayoría de las ocasiones, y por desgracia, parece quedar reducida a los grandes sueldos y dietas de aquellos que, supuestamente, trabajan para nosotros desde las instituciones europeas.
  Creo, sinceramente, que eliminar, o poner en peligro la existencia de cualquier tipo de institución que, entre otras cosas, busca aunar el sentimiento de pertenencia a un tronco común, como es el europeo, a través de la cultura, sobre todo a través de la cultura, me parece una equivocación de tal calado que, desde luego, si se consuma, como parece que así se quiere en septiembre, debería tener su coste político dentro de la responsabilidad que conlleva como atentado al sentimiento conjunto europeo, cada vez más vilipendiado y cada día menos cuidado.

  Espero, de verdad, que la Joven Orquesta de la Unión Europea (EUYO) logre continuar con el gran trabajo, gran trabajo que viene realizando desde hace ya 40 años y que, sin duda, redunda en el fortalecimiento de un sentimiento europeo conjunto a través de la cultura y, por supuesto, la música que tan necesario es hoy para todas las instituciones de la Unión Europea y, sobre todo, para la visión que todos los ciudadanos de la unión tenemos de los responsables políticos comunitarios.

  P.D.
  Y no, Don Mario Mora, aquí no se trata de que la EUYO se haya dormido en los laureles porque no tenga proyecto, sería de imbéciles decir que la Joven Orquesta de la Unión Europea no tiene proyecto que deba ser defendido dentro del ámbito cultural europeo, se trata de si queremos tener instituciones públicas europeas, y la EUYO debería ser tenida como una institución pública europea ya que nació con ese espíritu, que defiendan la cultura europea y la riqueza musical clásica europea desde la propia juventud de esta Europa que debería ser de todos, defendida por todos y, por supuesto, económicamente protegida y promocionada por todos y, por lo tanto, a través de los fondos de la EU.

  De vez en cuando -no ocurre mucho por la cuenta que les trae- nos encontramos con algún "pobre político" diciendo que las redes sociales son muy malas ellas.

  Suelen utilizar las más peregrinas cantinelas y, aunque las formas cambian, el fondo se resume en "¡Yo también soy humano, cabrones!", mientras sollozan acongojados y se tapan la cara con gesto dolido; pero a veces -oh, sí-, a veces te encuentras alguno diciendo eso de "¡Sus ponéis asín porque soy políticamente incorrecto, inquisidores!" -recordemos qué grandes ratos nos ha dado Toni Cantó, amigos-, ahí es donde hay que detenerse... y sonreír.

  Es lo que me ha ocurrido cuando he leído "Aviso a navegantes", de Doña Marta Rivera De la Cruz, diputada por Ciudadanos. Con sinceridad, les aconsejo leer su artículo, no tiene desperdicio.

  Según ella "cierta" izquierda -no pone "la" donde pone "cierta" no vaya a ser que el PSOE se mosquee- se ha arrogado el derecho a recriminar, criticar e incluso, no se lo pierdan, (¿)censurar(?) a aquellos que, cual luchadores frente a los tanques en la plaza de Tiananmén, enarbolan su disidencia de la corrección política que -ojocuidao- esa misma "cierta" izquierda marca como buena, o mala.

  Como ejemplo de ¿todo eso? usa lo de la foto de Don César Cadaval posando con un leopardo cazado -ojo, no tengo dudas sobre por qué no usa la del ciudadano Juan Carlos De Borbón con el elefante, pero eso es otro cantar-. Dejando a un lado que lo de la "disidencia de la corrección política" nada tenga que ver con la foto de marras, dice Doña Marta que la caza es legal y que, por lo tanto, poner a parir de un burro a Don César es malo. Antes de proseguir con el tema que nos ocupa me voy a permitir explicar a Doña Marta la diferencia que existe entre cerca, y lejos... no... espera... perdón... en qué estaría pensando yo... me refiero a la diferencia entre legal y moralmente deleznable.

  Verá, Doña Marta, yo cazo y pesco, pero jamás, repito, jamás he cazado, o pescado nada que no me fuera a comer, porque, aunque es legal, mi abuelo me enseñó que cazar, o pescar algo por el placer de matar, aparte de ser de asquerosos de mierda, es moralmente deleznable, por una simple razón, de matar animales por placer a matar personas por idem va un pelo... no sé si sabe cómo se reconoce a un psicópata precoz, señora diputada, y sino lo sabe búsquelo en un libro, que leer sí que no mató jamás mató a nadie, querida.

  Y lo anterior, desde luego, NO es vapulear al cazador, para nada, vapulear al cazador sería obligarlo a ponerse de cuclillas sobre un leopardo... vivo y panza arriba, a ver si hay huevos... después, Don César Cadaval (¡JA!).

  Dejando a un lado lo anterior, que, espero quede claro, nada tiene que ver con "disidencias de la corrección política", o disidencias de ningún tipo, dice Doña Marta Rivera De la Cruz que las críticas que se hicieron sobre lo que Don José Sacristán comentó en una entrevista en la revista de El Mundo "Papel", acerca de las maneras de Pablo Iglesias, fueron leoninas en las redes sociales... pues oiga, igual sí, es lo que tiene la libertad de expresión, que cada cual la ejerce como bien le viene en gana, Don José Sacristán y el resto de los seres humanos, es más, estoy bastante seguro que Don José Sacristán coincidiría conmigo.

  Y hablando de todo un poco, aunque no seré yo quien le enmiende la plana a Don José Sacristán, tampoco diré que sabe más el diablo por viejo que por diablo, porque si así fuera hoy no estaríamos sufriendo lo que nos dejaron por escrito en ese penoso tocho de mierda que llamamos Constitución gente como él. Y quisiera remitirme a aquella maravillosa frase que nos dijo Don Álvaro de Luna tomándonos un café en un Congreso del PSOE, "Hay que dinamitarla, se ha quedado corta y huele a viejo, pero no hay huevos"... ah, y antes de que me diga, Doña Marta Rivera De la Cruz, que gracias a ese tocho de mierda puedo expresarme como lo hago le diré que ese mismo tocho ha permitido que se apruebe una ley muy bien llamada ley mordaza -esa que ustedes junto al PSOE han firmado no derogar-, que un imbécil togado meta en la cárcel a unos titiriteros, que se excluya a gente del sistema sanitario público español y a niños del sistema educativo público español, por no hablar de la cantidad ingente de dinero de aquellos que pagamos impuestos que se ha ido a la sanidad y la educación privada, esa que, por cierto, ustedes, señores de Ciudadanos, defienden frente a los servicios públicos -aquí debería ponerle lo de defender quitar las tasas judiciales a las empresas, mientras que los currantes las tenemos que pagar, para que se le caiga la cara de vergüenza -cosa que dudo-, pero no toca-.

  Usted, Doña Marta Rivera De la Cruz, lo llama "matonismo"... pues lo siento, pero no; se llama libertad de expresión y su único límite es la dignidad de las personas, y digo bien, personas, no cargos públicos, empresas, instituciones, religiones, partidos políticos, NO, personas. Por ejemplo, Doña Marta Rivera De la Cruz, ciudadana española, tiene esa dignidad y no puede ni debe ser vulnerada bajo ningún concepto, su cargo de diputada electa NO la tiene, hágaselo mirar, porque si no le gusta ya sabe dónde tiene la puerta del Congreso, eh.

  Ah, y permítame decirle algo antes de terminar, Doña Marta Rivera De la Cruz, si le da canguelo que alguien la insulte como diputada, o haga "juicios éticos" por expresar aquello que piensa sobre lo que sea, se ha equivocado usted de profesión, bonita... y si, por un casual, encima, lo que está diciendo es que debería ponerse algún tipo de traba, ya sea jurídica, o de cualquier otro tipo a que se la insulte como política, o se hagan "juicios éticos" sobre aquello que dice...

  ... no me jodas, reina.