La realidad SIEMPRE supera la ficción

SBMontero

Gritar está sobrevalorado La sangre no sólo gotea hacia abajo No olvides mirar hacia arriba Si no hay luz no bajes al sótano Si hay luz abajo no subas a la buardilla oscura El silenciador no esconde el disparo Nada es lo que parece Todo es exactamente lo que es La risa de los niños lo cura todo

20140423

La Constitución de la Web...

  No es más que un brindis al sol, pero aún así, la ley de Marco Civil, mal llamada primera Constitución de la web, podría ser un primer paso a seguir para acabar con los abusos que gobiernos, empresas e instituciones, agarrándose a la seguridad como quien se agarra a un clavo ardiendo, cometen en la red. Todos sabemos, sobre todo nosotros, los españoles, que establecer principios, derechos y deberes por ley tanto para usuarios como para proveedores no garantiza nada, y digo sobre todo los españoles porque nuestra propia Constitución garantiza un montón de cosas, defiende un montón de derechos y, como bien sabemos, a la hora de la verdad llega cualquier gobierno lleno de cabrones y se limpian el final de la espalda con el texto y sus garantías... eso sí, en bien del país y dos huevos duros.

  Hace muy poco vimos a unos cuantos dándose golpes de pecho mientras criticaban la existencia de dos programas de vigilancia masiva en la red, uno estadounidense y el otro británico, cuando todos sabíamos desde hace mucho tiempo que esos programas existían, es más, el propio gobierno español encargó uno de esos programas en tiempos de Aznar y lo puso en marcha en tiempos de ZP con las bendiciones de Rubalcaba, ese adalid de la libertad a la altura de Gallardón, todo ello con la consabida excusa de la seguridad, exactamente la misma excusa que puso el gobierno de los Estados Unidos para violar derechos fundamentales como la intimidad personal y familiar y... bla-bla-bla.

  ¿He parecido lo suficiéntemente indignado en los dos párrafos anteriores? ¿Les he engañado? Imagino que sí.

  Perdonen que les haya recalentado los cascos tal y como hace Baltasar Garzón hoy en El País, pero era necesario. ¿Por qué? Pues porque todo lo anterior no son más que gilipolleces.

  Verán, cuando alguien usa internet lo hace sin garantías de ningún tipo, sí, sí, sin ninguna, es tan simple como saber a ciencia cierta que si te haces una foto en pelotas y la guardas en el Google Drive alguien en Mountain View, California, se está descojonando de lo pequeña que la tienes o de lo caídas que las tienes, que tanto monta, monta tanto, aunque tú creas que la guardas bajo el epígrafe “archivo privado” y que eso significa algo (muajajajajaja). Lo de tu foto en pelotas también puedes aplicarlo a tu correo electrónico, tus chats o las webs que visitas, es más, Google ha reconocido que lee tus correos y, aunque Don Baltasar Garzón diga que eso “produce en el ciudadano una sensación amarga, que aumenta su incredulidad”, lo cierto es que a la mayoría de los mortales nos importa un pijo.

  Entiéndanme, no quiero quitarle hierro al tema, no es esa mi intención. Lo que Estados Unidos ha hecho con Wikileaks y Julian Assange es propio de China, aunque, bien mirado, en cuanto a aplicación del Estado de derecho en relación a las telecomunicaciones no hay ni un solo país que se diferencie de China, quieren dar otra imagen, pero sus actos son los mismos y a lo destapado por Snowden me remito. Lo que en realidad intento es que entiendan que, como ciudadanos, siempre vamos a estar vigilados. Si no existiera internet vigilarían nuestras llamadas telefónicas — ya lo hacían y lo siguen haciendo-, y si no existiera el teléfono vigilarían con quien nos reunimos, qué hacemos en nuestro tiempo libre, etc, etc, y ya puede la Constitución, la justicia, las tablas de la ley, el arca de la alianza o el código de Hammurabi decir que hace falta orden judicial para ello que ya se encargaría el de turno en conseguir un juez con los suficientes pocos escrúpulos para que le firme una orden de vigilancia a su vecina de quince años mientras se ducha, eso sí, por una cuestión de seguridad nacional, al fin y al cabo, con meter luego las fotos de la muchacha en pelotas en el epígrafe de "Secreto de Seguridad Nacional" pues tira millas.

  Ese fue y es el problema de Wikileaks, que hizo lo mismo que hacen los gobiernos y los proveedores de servicios con nuestras fotos en pelotas, pero con las fotos de la chiquilla en la ducha metidas en el epígrafe “Secreto de Seguridad Nacional”, con el agravante de hacerlas públicas amparándose en el Derecho a la Libertad de Expresión, al igual que gobiernos y proveedores de servicios se amparan en la Seguridad Nacional para ver las fotos de mis vergüenzas y echarse unas risas — aunque personalmente pienso que tan mal no están mis cosas, todo sea dicho de paso-.

  La cuestión no es que lo hagan, porque, como digo, lo van a seguir haciendo, exista Constitución de la web, garantías legales, o sexo en grupo, la cuestión es no permitir que se impida que lo sepamos, no permitir que se censure nuestro derecho a saber que nuestra foto en pelotas etiquetada como "privada" la ve algún somormujo en California… o que cuando escribo en este artículo "I’m going to kill Obama" hay un pobre diablo obligado a traducirlo, meterlo en una carpeta y enviarlo a algún sitio donde otro pobre diablo juzgará el nivel de amenaza del mismo… espero que entienda que si fuera a matar al Presidente de los Estados Unidos no iba a escribirlo aquí… vamos, digo yo.

P.D.
Si asaltan mi casa ya os cuento otro día el por qué “inteligencia militar” es un oxímoron.

Border profesional | Poldavo militante | Juntaletras forever | Cuando soy bueno, soy buenísimo, cuando soy malo... cuando soy malo SOY SENSACIONAL ¬¬)-♫

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Di lo que quieras y yo borraré lo que me de la gana.

(No se admiten injurias, calumnias, spam, trolleo, mayúsculas masivas, claras desviaciones del tema propuesto -off topics-, o enlaces de descarga)

Si no estás de acuerdo, por favor, envía tu reclamación o sugerencia a mevasacomerelpepino@taluegolucas.com y te contestaré lo antes posible... o no.

Gracias

¬¬)-~

SBMontero
no me llames
Poldavia, Europe

ENVIAR UN MENSAJE