La realidad SIEMPRE supera la ficción

SBMontero

Gritar está sobrevalorado La sangre no sólo gotea hacia abajo No olvides mirar hacia arriba Si no hay luz no bajes al sótano Si hay luz abajo no subas a la buardilla oscura El silenciador no esconde el disparo Nada es lo que parece Todo es exactamente lo que es La risa de los niños lo cura todo

20141014

Adáptense, Chefs... o extínganse, que también


  Anoche, en una de esas casualidades que se dan cuando estás tirado en la cama, la tele aburre y tienes el twitter en el móvil, me encontré con una animada discusión a la española que jamás, ni de coña, se daría en el mundo anglosajón, es más, no quiero hacer mucho spoiler, pero precisamente por ahí van los tiros del comienzo de la película 'Chef'. Sí, sí, me encontré con varios Chefs españoles, algunos a los que admiro muchísimo, quejándose de las críticas en las redes sociales. Es más, Don Francis Paniego, Chef responsable de la cocina del Hotel Echaurren, de la del Hotel Marqués de Riscal y del Restaurante Tondeluna se permitió hacer referencia a la sentencia contra Caroline Doudet por criticar en su blog, leschroniquesculturelles.com, el borde seco de una pizza del restaurante Il Giardino y lo penoso del servicio...

... vamos, por resumir, al parecer para poder criticar la falta de profesionalidad de un Chef hay que ser un "profesional".

  Voy a dejar a un lado el derecho que asiste a cualquiera que paga por un servicio y un producto a criticar cuando, donde y como quiera el servicio y/o el producto por el que ha pagado si no está a la altura, porque no es necesario señalar lo obvio, aunque lo parezca leyendo a según que "profesionales" de la cocina, pero sí me gustaría señalar que la diferencia que se supone existe entre un cocinero y un Chef (la frase no es mía, es de ell@s) es que el cocinero sabe el cómo, el Chef además se supone sabe el por qué. Eso significa que aunque el Chef no sea quien directamente cuece de más una vieira, pasa un tres cuartos más de la cuenta, presenta en el plato unos raviolis rotos — por ricos que estén-, o permita que un camarero se comporte como si el cliente le debiera dinero, aunque lo conozca de toda la vida y sea cierto que se lo deba, ÉL ES EL RESPONSABLE. Y además los Chefs lo saben, un cocinero se limita al ámbito de la cocina, es su mundo, un Chef tiene un ámbito más amplio, por eso es Chef y por eso, cuando sucede algo de lo que señalo antes, él/ella ES responsable.

  No voy a entrar en si TripAdvisor es fiel reflejo de lo que piensan aquellos que van a comer a un restaurante, lo que opinan del local, su comida, su servicio y su limpieza, para empezar porque a ver si de una puñetera vez los señores Chefs españoles cogen recortes de otros lares y son ellos mismos quienes animan a quien come en sus locales a poner una crítica — puede parecer una tontería, pero por ahí fuera SABEN que una mala crítica desaparece entre otras cien buenas, y si de verdad eres bueno no te va a costar mucho conseguirlas... si de verdad eres bueno, claro-, pero sí me gustaría entrar en esto...
... y en esto...
... la crítica a un producto y a un servicio hecha por alguien que ha pagado por dicho producto y servicio SIEMPRE tiene criterio. Cierto es que hay quien ni ha pagado, ni ha probado un producto y/o servicio y lo critica sin saber, aquí tengo que volver al párrafo anterior, 100 buenas críticas hunden una mala, pero cuando alguien que ha pagado por dicho producto y servicio hace una mala crítica, amigo Unai Fernández de Retana, ahí no te queda otra que agachar el lomo y pedir disculpas, no ya por una cuestión de profesionalidad, también por una cuestión de humildad y honradez contigo mismo.

  Me gustaría exponer una de esas anécdotas muy conocidas de la industria. No sé si saben quién es Harold Dieterle, no se preocupen, no tardo nada en presentarlo. Aparte de ser el primer ganador del concurso Top Chef — el de verdad, el made in US-, Dieterle fue calificado por Adam Platt, crítico culinario del Magazine New York, como el más original y talentoso Chef salido de un concurso de televisión. Hace un tiempo Dieterle abrió The Marrow que ha sido y es uno de los restaurantes neoyorquinos más aclamados hoy día — si Don Paco León recuerda le envié un artículo que escribí sobre la supuesta "originalidad" de usar tuétano de pescado en varias de las recetas del Chef neoyorquino-. La cuestión es que una conocida crítica culinaria de The New Yorker anunció en su Twitter que iba a acudir por la noche a The Marrow, al día siguiente su crítica fue impresionante, fotos incluidas, no sólo alabó los platos, también dijo que el servicio había sido sublime. Bien, una semana después una conocida bloguera culinaria neoyorquina fue, esta vez sin anunciarlo, a comer a The Marrow... su crítica fue demoledora, fotos incluidas, no sólo criticó los platos que, con sinceridad, si a mi me ponen algo así en un plato es probable que echara la papilla bajo el mantel, es que, además, el servicio fue penoso, grabación de conversaciones incluidas. Su crítica tuvo 583 comentarios y fue todo un hito en Evernote Food, la mayoría coincidíó con ella en que, desde luego, cuando fueron a comer a The Marrow no comieron ni de cerca tal y como describió la conocida crítica culinaria de The New Yorker. Harold Dieterle no tardó en reaccionar, pidió disculpas de forma pública en los comentarios del blog e invitó a aquellos que pudieran presentar su factura y habían comentado en el blog a volver y probar un menú degustación hecho exprofeso, también explicó que había tenido problemas, que no aclaró, ni falta que hace, con cómo se estaba llevando el restaurante... y no pasó nada. The Marrow sigue siendo un restaurante de referencia en la ciudad de New York, lo será durante mucho tiempo, y Harold Dieterle demostró que, además de buen Chef, es humilde y un gran profesional capaz de reconocer cuando algo que es de su responsabilidad no funciona como debiera.

  Esta, llamémosla anécdota, demuestra dos cosas. La primera, que aunque Don José Carlos Capel y Don Rafael Rincón — dos de los críticos culinarios que más respeto y admiro de mi país-, se pusieran de acuerdo en cuanto a que un restaurante y un chef son impresionantes, si voy a comer y me encuentro con que el servicio y/o el producto que pago no es lo que espero lo voy a decir donde, cuando y como quiera, le guste al Chef en cuestión, o no le guste al Chef en cuestión. Y segunda, cuando pago por algo tengo todo el derecho del mundo a decir donde, cuando y como quiera qué me parece, es más, si estuviéramos hablando de cualquier otro producto que no fuera gastronomía podría incluso devolverlo... a ver, encima no nos cabreen, eh, gilipolleces las justas.

  Verán, mi padre iba a comer a algún sitio y si no le gustaba salía y decía "Yo aquí no vuelvo", yo hago lo mismo, pero además lo twitteo... son los tiempos. Adáptense, chefs, o extíngase el que no pueda, que también.

P.D.
Verdades como puños, amigo mío, verdades como puños.

Border profesional | Poldavo militante | Juntaletras forever | Cuando soy bueno, soy buenísimo, cuando soy malo... cuando soy malo SOY SENSACIONAL ¬¬)-♫

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras y yo borraré lo que me de la gana.

(No se admiten injurias, calumnias, spam, trolleo, mayúsculas masivas, claras desviaciones del tema propuesto -off topics-, o enlaces de descarga)

Si no estás de acuerdo, por favor, envía tu reclamación o sugerencia a mevasacomerelpepino@taluegolucas.com y te contestaré lo antes posible... o no.

Gracias

¬¬)-~

SBMontero
no me llames
Poldavia, Europe

ENVIAR UN MENSAJE