La realidad SIEMPRE supera la ficción

SBMontero

Gritar está sobrevalorado La sangre no sólo gotea hacia abajo No olvides mirar hacia arriba Si no hay luz no bajes al sótano Si hay luz abajo no subas a la buardilla oscura El silenciador no esconde el disparo Nada es lo que parece Todo es exactamente lo que es La risa de los niños lo cura todo

20160820

Cáncer

  Ha tenido cierta gracia leer a Sostres, ese adalid indiscutible de la intelectualidad rancia, o de derechas, que tanto monta, monta tanto -ya quisiera, el pobre-, hablando sobre colgados, vagos, maleantes, violencia y mugre, claro, todo solventado con tanques. Lo hace porque confía en nuestra falta de memoria, en que ya no recordemos cómo llamaba borracho a un enfermo de alzheimer, o que insultó al difunto Labordeta -no hubo huevos de hacerlo cuando estaba vivo-, o que dijo que el terremoto de Haití sirvió para hacer limpieza -jamás aclaró si étnica, o de que tipo-, o que nos soltó a todos mientras babeaba que las mujeres a los 17, 18 y 19 años aún no apestan a ácido úrico (¿...?), porque tienen la piel tersa y huelen a santidad, eso sí, siempre que no sean de Rabat.

  Sostres no es más que la exposición pública de un cáncer, el cáncer de esa España que ahora mismo piensa que el mayor problema que tiene es formar gobierno, como sino llevara desgobernada más de un lustro, y quien crea que la panda de cenutrios corruptos que han salido en la foto ministérica de turno nos ha gobernado es que es más tonto que Abundio.

  El mismo cáncer del que hacía gala el Ministro del Interior en funciones, Fernández Díaz, cuando le decía malcarado a la entrevistadora de Vanity Fair que él no había condecorado a Villarejo mientras su director de comunicación le hacía señas para que rectificara y él, al darse cuenta de la metedura de pata, se arrancaba con "Yo no tengo interés en hablar de él, así de claro. Oye perdonadme, es que si no, se termina esto, ¿Eh?".

  El mismo cáncer de un Albert Rivera clamando por Leopoldo López porque, según él, en Venezuela no hay Estado de Derecho mientras José Manuel Villegas -ojo, es abogaaaaado-, suelta que, ante una sentencia de inhabilitación nula de pleno derecho porque vulnera el artículo 42 del Código Penal y el doctrinal del Tribunal Constitucional, lo que hay que hacer es recurrir las listas en las que salga el nombre de esa persona inhabilitada por dicha sentencia nula de pleno derecho... buena gente para ministros, que diría Paco, el del Ferrol.

  El mismo cáncer de un Felipe González diciendo que la confirmación de la sentencia a Leopoldo López por parte de la Corte de Apelaciones del Tribunal Supremo de Justicia venezolano demuestra que no existe separación de poderes en Venezuela, mientras no dice ni pío a que el Tribunal Constitucional dé por bueno que una Comunidad Autónoma se ponga a retocar derechos laborales encuadrados en principios constitucionales para poder recortar, eso sí, en Castilla-La Mancha, si hubiera sido en Euskadi, o en Catalunya, otro gallo habría cantado... Felipe González "La traviata" y, después, "Pagliacci" los magistrados del Constitucional.

  El mismo cáncer de un soplagaitas profesional diciendo que ha conseguido que el dirigente de un partido político imputado e inmerso en una trama mafiosa sin parangón en la historia de nuestro país se comprometa a firmar seis condiciones, cinco de ellas ya estaban en el programa del supuesto firmante, y que eso es un gran avance que legitima votar a los corruptos, eso sí, en segunda votación... ah, y que no hacerlo es irresponsable (tararí).

  El mismo cáncer de una sociedad que rompe las pantallas de televisión para ver a las Campos tomándose la naranjada por la mañana, eso sí, bien servida por la chacha, mientras hay niños pasando hambre en esa comunidad autónoma, pongamos que hablo de Madrid, donde los perros y gatos de la perrera ni pasan hambre, ni se les puede sacrificar... claro, ni son niños, ni beben naranjada.

  El mismo cáncer que permite a gentuza como Jiménez Losantos, Sostres, Arcadi Espada, Isabel Sansebastian, Hermann Tertsch, Mariló Montero, Isabel Durán, Fernando Rojo, Nuria Val, Eduardo Inda, o Francisco Marhuenda ser tertulianos en la Televisión Pública nacional... qué grande eres Sergio Martín y qué bien harías tu trabajo en la televisión municipal de Calasparra.

  El mismo cáncer de unos panfletos que vocean una y otra vez que, o investidura el 31 de agosto, o elecciones el 25 de diciembre, como si los españoles no hubiesen votado a gente de bien que pudiera formar un gobierno en lugar de ese partido imputado y como si ir a otras elecciones fuera una debacle, pero permitir que un partido político lleno de ladrones continúe gobernando es el bien común máximo... para ellos sí, así les seguirán sirviendo subvenciones y pagando propaganda institucional, a la ciudadanía que le den.

  El mismo cáncer de una España que vota una y otra vez a un partido que llama chiquilladas a que sus juventudes aparezcan una y otra vez calzando la bandera de la gallina, el jugo y las flechitas; a un partido que cuenta sus imputados por legión y sus condenados por batallones; a un partido que ha vendido viviendas sociales a fondos buitre para que el hijo de la alcaldesa cobrara la comisión; a un partido que ha robado tanto dinero que daría para rellenar de nuevo la hucha de las pensiones que, por cierto, se ha encargado de vaciar; a un partido que presenta como candidato a Lehendakari a un tipo condenado por no saber usar una calculadora; a un partido que ha convertido las televisiones públicas en su instrumento particular de propaganda y, cuando se ha dado cuenta de que nadie las veía, cerrarlas; a un partido cuyo mayor logro en estos 5 años ha sido convertirse en el primer partido político de la democracia en ser imputado... ah, y en meter a una alcaldesa en el Senado para que no vaya a juicio por bolsos Louis Vuitton y billetes de 500 €uros -se fuerte, Rita, se fuerte-.

  Ese cáncer tiene nombre, pero he llegado a un punto en el que no sé si tiene cura, el tumor es de tal magnitud, ha logrado la metástasis tán rápido que, cada vez con más frecuencia, dudo sea posible erradicarlo, o por lo menos hacerlo de forma que el paciente logre cierta calidad de vida una vez hecho.

  ¿Qué creen ustedes, doctores? Al fin y al cabo, el voto les pertenece (jajjajaja)... igual es mejor matar la cabra, tirarla al río y encargarnos nosotros, ¿Verdad?

  A ver, practiquen conmigo mientras desfilan... beeeee... beeeee... beeeeeeeeee

Lean, lean:
Gato Negro, Gato Blanco
Un Desprecio Olímpico

También puede leer este artículo en Medium

Border profesional | Poldavo militante | Juntaletras forever | Cuando soy bueno, soy buenísimo, cuando soy malo... cuando soy malo SOY SENSACIONAL ¬¬)-♫

2 comentarios:

  1. No sé si contagiados del cáncer que proclamas, pero en todo caso coherentes, les votan los mismos que aclaman los programas de Tele 5 que siguen siendo mayoría. Hay tanto por limpiar que mejor empezamos de cero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo... cada vez que en este país a alguien se le ocurre empezar de cero terminamos a la hostia limpia en el frente del Ebro, yo prefiero limpiar y dejar las cosas claritas, si puedo elegir, eh.

      Gracias por comentar.

      Eliminar

Di lo que quieras y yo borraré lo que me de la gana.

(No se admiten injurias, calumnias, spam, trolleo, mayúsculas masivas, claras desviaciones del tema propuesto -off topics-, o enlaces de descarga)

Si no estás de acuerdo, por favor, envía tu reclamación o sugerencia a acorreralparquecanelo@taluegolucas.com y te contestaré lo antes posible... o no.

Gracias

¬¬)-♫

SBMontero
no me llames
Poldavia, Europe

ENVIAR UN MENSAJE