La realidad SIEMPRE supera la ficción

SBMontero

Gritar está sobrevalorado La sangre no sólo gotea hacia abajo No olvides mirar hacia arriba Si no hay luz no bajes al sótano Si hay luz abajo no subas a la buardilla oscura El silenciador no esconde el disparo Nada es lo que parece Todo es exactamente lo que es La risa de los niños lo cura todo

20170429

I'm still alive

  Aunque no era su primer ataque al corazón, llevaba teniéndolos desde los treinta y nueve años, sí fue la primera vez que un periódico, el Sun -que raro-, se atrevió a aseverar que, con toda probabilidad, de este no saldría. Teniendo en cuenta que era Peter Seller el blanco de la noticia, poco hizo sacándose una foto en el hospital y enviando una nota de prensa en la que bromeaba sobre la mejora que había experimentado en su ya notable capacidad para tener erecciones y preguntando, respetuosamente, por la salud de la esposa de quien firmaba el artículo de marras.

  No soy Peter Sellers y sé que lo he contado muchas veces, pero si hay que repetirlo, pues oye, se repite y a otra cosa. Aunque es cierto que jamás lo he escrito, pero así la cosa queda y es algo que, seguro, me ahorro para el futuro.

  Verán, hace un tiempo me dieron por muerto. No, no es nada truculento, es más bien bastante cómico. Tuve un accidente de coche estando de vacaciones y, mientras estaba convalesciente, bastante jodido, eso sí, un chico que compartía conmigo nombre y primer apellido, su segundo era Mostesdeoca, murió ahogado buceando en la isla de la Graciosa y, voila, resultó que el muerto era yo, aunque de eso no me enteré hasta meses después. También lo he dicho muchas veces, no tengo ni idea de quién sería el imbécil que corrió la voz y, si soy sincero, tampoco me interesa mucho, personalmente creo que alguien oyó algo sobre mi accidente de coche, luego leyó en el periódico sobre el chico de la Graciosa, escuchó campanas, no supo donde y me quitó de en medio. Repito, tampoco es que me interese demasiado.

  Durante cuatro meses no estuve para mucho. El accidente me dejó la rodilla izquierda, ya de por si bastante comprometida por andanzas anteriores, a punto de cojera profunda para el resto de mi vida, y un dopaje intenso que me permitía pocas horas de vigilia al día. Tiempo después, cuando intenté entrar en mis cuentas de redes sociales, mi correo electrónico, incluso en mi cuenta de Linkedin, resulta que un gracioso me las había cerrado todas, también hizo desaparecer mi blog y bloqueó mi dominio personal -no uséis jamás la misma contraseña para todas vuestras cuentas, hacedme caso-. Si no fuera por los artículos que escribí para Diario Siglo XXI y que, por desgracia, jamás pude recuperar, no me habría importado. Aunque sí quiero dejar algo claro, sé quien lo hizo, una cosa es que no tenga ninguna prueba al respecto y otra muy diferente que no sepa quién fue, lo digo por si él se queda con la duda. Tranquilo, duda ninguna.

  Fue entonces cuando me di cuenta de todo el follón, pero, aunque muchísima gente que me conocía, colegas, compañeros, buenos amigos, amigos amantísimos y estas cosas, tenían mi número de móvil y el de mi casa, nadie me llamó para preguntar nada. Llegó un momento en que todo aquello me cabreó, porque, si alguien se entera de que te has muerto, máxime cuando lo hace a dos mil cien kilómetros de ti, que menos que llamar para interesarse, ¿Verdad? Lo extraño es que gente que me conocía muchísimo menos, que sólo me había visto en alguna conferencia política, en algún congreso, o coincidido conmigo en algún curso, sí que llamó. Curioso, eh.

  Aunque no queda ahí la cosa. Nueve meses después del accidente, y cinco meses después de tener que aguantar todo lo de mi supuesta defunción, estando en Alemania para que una vieja amiga me operase de la dichosa rodilla, me interesé por el PES -imagino que no tendré que explicar qué es-, pensaba, tonto de mi, que podía aportar algo con mis letras, pero Don Francisco Polo -imagino que tampoco tendré que explicar quién es-, tuvo a bien decirme, primero, a través de mi nueva cuenta de correo electrónico, y, después, por teléfono, que no estaba al día de mis cuotas (espera, espera, ¿Qué?), que no estaba al día de mis cuotas y, por lo tanto, ya no estaba afiliado al PSOE. Intenté remitirle copia de los pagos bancarios, pero fue muy explícito, tenía que ir a mi agrupación local, en ese momento a cuatro mil doscientos kilómetros de donde me encontraba, para aclarar cualquier malentendido. Me costó un poco, pero al final cogí la indirecta.

  Jamás fui un tío cómodo dentro del PSOE -recuerdo que mi primer artículo político, estaba en juventudes, fue sobre el giro de Felipe González con respecto a la OTAN, y no tuvo mucho de respetuoso-, así que no fue una sorpresa, diría que lo que me chocó fue el momento elegido después de todo lo que me había pasado, pero no el hecho en sí. A lo largo de mi vida como afiliado, y estuve afiliado muuuuuchos años -desde 1982-, fui testigo de cómo se ninguneó, pisoteó, expolió y vilipendió a muchísima gente incomoda... ah, que no sabes qué significa ser incómodo dentro del PSOE, no hay problema, aclarémoslo. Para que nos entendamos, Verónica Pérez, única autoridad, entre otras cosas, por cierto, ninguna bonita, es gente cómoda dentro del PSOE, ojo, terminan siendo portavoces en una gestora del PSOE nacida de un golpe de Estado interno, háganme caso. Luego está José Antonio Pérez Tapias, que es alguien incómodo, aunque se mueve como una anguila, cosa que le honra, yo jamás fui capaz de tanta cintura.

  Sí tengo que reconocerle, a Francisco Polo y al PSOE, que fue una forma muy inteligente y elegante de echarme del partido político cuyo carné llevó mi abuelo en el talón del zapato, en su periplo desde el Frente del Ebro a Las Palmas en 1938.

  Ayer, alguien que conocí cuando militaba en el PSOE, me llamó troll en twitter, dejando aparte que dudara entre si era yo, o no, lo cierto es que me lo dijo por lo que escribí y no escribí ninguna mentira. Aunque tampoco es de extrañar, este es el PSOE que nos dejó Pepiño, gasolinera man, y Leire Pajín, la del manual para bloqueros "ojocuidao que te expediento", este es el PSOE que se arrastra desde entonces y al que muchos sobrevivimos, metafórica y no tan metafóricamente, ya fuera porque nos echaron, a algunos, o porque se fueron, la inmensa mayoría... no sé si me explico.

P.D.
  Verá, Don Rubén, yo desmiento lo que sea a quien quiere que le desmienta algo, o le importe que yo le desmienta lo que sea, a quien no, pues oiga, va a ser que no, sobre todo porque no envío notas de prensa echando flores sobre la mejora de mi ya notable capacidad de erección... y no sé usted, pero yo le aseguro que sigo con el mismo número de móvil y el mismo fijo desde hace veinte años, eh.

P.D.D.
  Don Ricardo, con usted sí quiero disculparme. Digamos que se quedó usted en tierra de nadie y no supe diferenciar, al final pagó justo por pecador y le ruego me perdone. De verdad.

  ... Y no voy a hablar más del tema, prefiero dejar a los profesionales.



Larga vida y prosperidad Ôo)-♫

Border profesional | Poldavo militante | Juntaletras forever | Cuando soy bueno, soy buenísimo, cuando soy malo... cuando soy malo SOY SENSACIONAL ¬¬)-♫

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di lo que quieras y yo borraré lo que me de la gana.

(No se admiten injurias, calumnias, spam, trolleo, mayúsculas masivas, claras desviaciones del tema propuesto -off topics-, o enlaces de descarga)

Si no estás de acuerdo, por favor, envía tu reclamación o sugerencia a acorreralparquecanelo@taluegolucas.com y te contestaré lo antes posible... o no.

Gracias

¬¬)-♫

SBMontero
no me llames
Poldavia, Europe

ENVIAR UN MENSAJE